En More Starch, la agencia de comunicación en la que trabajé, tuve muchas oportunidades de hacer animaciones. Mimoni es un muy buen ejemplo. Hay algo que me gusta de ver una idea creativa, un storyboard, algo estático, cobrar vida en la animación. Mimoni es una plataforma de préstamos personales en línea. Los préstamos no son poca cosa: las personas los piden cuando tienen la urgencia de algo. Por eso en Mimoni tratamos de dar con el tono de que es un lugar seguro y bueno para pedir dinero en tiempos de necesidad. Lo mejor, repito, es el proceso de crear animaciones: diseñar personajes, darles una personalidad, una historia; todo eso me encantó de este proyecto.