Antes el conocimiento era algo que se quedaba estancado. Uno solo lo podía conseguir a través de la escuela. Ahora existe el internet: los TedTalks, los tutoriales; tenemos todo al alcance de la mano. Pero, la verdad, a veces falta el factor humano: ese tutor que te guía y enseña todo con la facilidad que solo puede salir de alguien que te conoce: que puede entender cómo aprendes mejor. De ahí sale la idea de Geek, una página web que conectara el conocimiento de expertos, con estudiantes ávidos de ese conocimiento.

La página web debía comunicar un tono ligero y creativo, propicio para el aprendizaje. Como cuando uno entra en las oficinas de Google: ahí se nota que se alienta el pensar de forma alternativa. Los retos de las páginas web se parecen todos: las pruebas y los errores, las desveladas, los contratiempos; pero este en particular, lo fue porque se debía formar una suerte de red social del conocimiento. Este trabajo también fue hecho durante mi tiempo en More Starch, una agencia creativa dedicada a hacer de ideas complejas, versiones simples y cautivadoras.